Christian Surfers Perú: "Caminando en la Tabla" - Segundo devocional

"Cuando aprendes a dejar de luchar contra la fuerza de las olas, empiezas a entender mejor las dos experiencias básicas de un surfista".

  • Olas Peru
  • Archivo
  • 12/09/2021
  • 314
Escuela de tabla Olas Perú

Autor: Aldo Ventura Ferrari (Coordinador Regional de Christian Surfers International para Sudamérica)

Descripción del plan:

Jesús fue el primer hombre en caminar sobre las olas del que se tiene registro escrito. Un día, llamó a su amigo Pedro y lo invitó a que saltara al mar y camine hacia Él, dejando de mirar las olas causadas por la tormenta. Quizás te sientas un poco movido por las olas de la vida y sientas que necesitas una base estable para avanzar. Si es así, este plan es para ti. 

¡Salta de esa barca que se hunde y ven a encontrarte con el Creador de las olas!

DÍA 2: “CONFÍA EN LA OLA”

¿Los mejores surfistas son los más fuertes físicamente?

Es curioso que una de las primeras cosas que uno aprende como surfista es que nunca le vas a ganar en fuerza a las olas. Recuerdo una vez en la que casi me ahogo. Fue al inicio de mi vida surfer. Traté de luchar contra las olas en una playa que no era para principiantes como yo y, por eso, casi no la cuento. Lo cierto es que, cuando aprendes a dejar de luchar contra la fuerza de las olas, empiezas a entender mejor las dos experiencias básicas de un surfista:

Por un lado, cómo pasar las ‘revolcadas’. Simplemente “deja que la ola haga lo que quiera contigo, mientras mantienes la calma. No luches contra su fuerza, pues pierdes oxígeno innecesariamente, déjate llevar y espera”. 

Pero también aprendemos a sacar ventaja de su energía cuando surfeas. O sea, “fluye con la ola, confía y disfruta; aprovecha su fuerza y su forma para lograr las mejores maniobras”.
Así, paradójicamente, la fuerza del surfista radica en el reconocimiento de su debilidad frente a la potencia de la ola. Cuanto más conoce el mar, más lo respeta, aunque le tiene menos temor, pues aprende a ‘leer’ las olas.

El apóstol Pablo lo expresó así: “mi debilidad es mi fuerza”, para referirse a cómo se veía a sí mismo frente a Dios y en dónde estaba su confianza (2 Corintios 12:10).

Y es que Dios es para el creyente como la ola es para el surfista. Cuando una persona que no es surfista ve venir la ola, tiende a huir y escaparse, pues teme su poder y no quiere verse envuelta en ella, porque piensa que le hará daño o que la atrapará, quitándole su libertad.

Pero el surfista, que realmente conoce la ola, en lugar de huir, va hacia ella. Sabe que es el lugar donde será verdaderamente libre y se entrega voluntariamente a su fuerza. Fluye con la ola y confía en su poder para vivir en total plenitud. Inclusive en los wipeouts.

“El surfista pasa por experiencias complicadas, queda atrapado en corrientes, cortado por el arrecife, revolcado por las olas, pero sale de eso fortalecido y con un mayor conocimiento del océano. No puedes pelear contra las olas, pero si no entras en pánico, sino que confías, hasta puede resultar positivo el ser revolcado. No puedes parar las pruebas. No entres en pánico, simplemente deja a Dios hacer su trabajo y, cuando la prueba acabe, tendrás una mejor apreciación de su carácter y estarás más maduro y listo para la siguiente ola.” (Chayne Jobbins, CSUS).

¿Te cansaste de luchar sólo con tus fuerzas? Refúgiate en Dios. No huyas de Él ni de su poder, confía, sea que estés disfrutando del tubo de su bendición o pasando por un revolcón que te fortalece. Sólo en Él serás verdaderamente libre, Vivirás con plenitud cuando te entregues totalmente a Dios, como lo haces cada día con las olas del mar que Él creó.

LECTURAS ADICIONALES: Salmo 57: 1 / Salmo 61: 4 / Isaías 40: 29-31 / Salmo 91: 1-4 / Mateo 5: 3

-VERSIÓN EN INGLÉS

Plan Description:
Jesus was the first-ever known man to walk on water. One day, He called his friend Peter and invited him to step onto the waters and walk towards Him, and asked him to ignore the storm brewing around him. You might feel rocked by the waves around you in the struggles in your life. You may need a rock to hold onto. If that’s the case, then this is the plan for you. 

Jump out of that sinking boat and run towards the Creator of the waves!

DAY 2: “TRUST THE WAVE”

Are the best surfers always the physically stronger ones?

It’s curious that one of the first things you learn as a surfer is that you’ll never beat the strength of a wave. I remember that one time I almost drowned. It was at the beginning of my life as a surfer. I tried to fight against the waves on a beach that was not for beginners like me.

The truth is, as soon as you learn to stop fighting against the force of the waves, you start to understand better the basic experience of a surfer: how to go through those wipeouts. Simply let the wave do whatever it wants with you, as long as you stay calm. Don’t fight against its strength, for you will lose oxygen unnecessarily; instead, let loose and wait. But we also learn to take advantage of its energy while we surf. Meaning – flow with the wave, trust and enjoy; take advantage of its strength and shape to accomplish the best maneuvers.

So, paradoxically, the strength of a surfer depends on the recognition of his/her own weakness compared to the power of a wave. The more you get to know the ocean, the more you respect it; even though you’re afraid, well, you learn to read the waves.

The apostle Paul expressed, “for when I am weak, then I am strong” to refer to how he saw himself in comparison to God and where he placed his trust (2 Corinthians 12:10).
God is for the Christian what the wave is for the surfer. When someone who isn’t a surfer sees a wave coming, they tend to run and escape, for they fear its power and don’t want to find themselves entangled in it. They think it will hurt them, or it will catch them, taking away their freedom.

But the surfer, who really knows the wave, knows not to run from it but to paddle towards it. Knows that with it he/she will be truly free and voluntarily enter its power. Flow with the wave and actually trust in its power to live fully. Even in the wipeouts.

“When you see a mature Christian going through a trial, it’s even more amazing than seeing a great surfer overcome the paddle of a heavy day. This maturity, unfortunately, comes through being stuck inside, pounded, held down, flipped around, and coming out the other side with stronger muscles and a greater sense of the ocean. You can’t fight the ocean and, if you don’t panic, it actually can be enjoyable, while you’re taking a beating […] You can’t stop trials. Don’t panic, just allow God to do His work and when the trial lets up, you will have a greater sense of God's character and be more mature and just that much more ready for the next one” (Chayne Jobbins, Christian Surfers US).

Are you tired of fighting by your own strength? Take refuge in God. Don’t run from Him or His power. Trust Him, whether you’re enjoying the barrel of His blessing or going through a real-life wipeout that will make you stronger. Only in Him will you be truly free. You will live in fullness once you give yourself over to God fully, the same way you do every day in the ocean, with the waves He created.

ADDITIONAL READINGS: Psalm 57:1 / Psalm 61:4 / Isaiah 40:29–31 / Psalm 91:1–4 / Matthew 5:3

 

Compartir en:


Olas Perú

Olas Perú

Somos un medio web que tiene la responsabilidad de mantener informados a nuestros usuarios con lo último del acontecer en el surf a nivel local y nivel internacional. Para ello gestionamos publicaciones interesantes acompañadas de fotos y videos con la intención de informar lo mejor posible y con atractivo visual cada detalle relevante que ocurra en el deporte del surf.


Ebook 1
Bubble
Promo boz abril
Por tu ola
Book
Klimax
La Milonga del Santito
Layne
bshapersurfboards
Sunset Board
Slide
Bioderma

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter