Carlos Sidia Hoyle - Un chef de ola grande

Se levanta a las 4:00 am, se va al terminal pesquero de Buenos Aires (Trujillo) para seleccionar el pescado más fresco del día, regresa horas después para llevar a sus hijos al colegio y a su esposa al trabajo. Huanchaco está bombeando y las condiciones o

  • Olasperu.com / Fotos: Archivo personal y Soulsurfer photo
  • 13/05/2016
  • 601

El comienzo 21 años es muy tarde para empezar a surfear de acuerdo a la opinión de algunos. “En esa época era muy difícil aprender. Los wetsuits y tablas costaban mucho y eran difíciles de conseguir. Estaba apunto de rendirme y un día entré al extremo más sur de un Huanchaco sólido para contrarrestar la corriente. Ahí, en La Poza, me cogí una de la serie y ese fue el inicio de todo. Era como si el mar me hubiera dicho: Aguanta, Cholito’’ Sentados afuera de su restaurante, El Demonio, con mucha comodidad, nos cuenta su historia, mientras los clientes siguen llegando. “Chicas quieren habitación? 20 soles with hot water. Randy!!! Wetsuits? No, eso no está incluido en el precio. Si quieres un lugar más barato sigue caminando esta misma cuadra y ahí encuentras.” Tiene la anatomía de un luchador profesional, sin embargo todo es producto del surfing y las idas al gimnasio. “Para mí el drop es una de las partes más chéveres de correr olas. Como yo soy medio duro y en los días chicos hay mucha gente, no podía coger olas, así es que empecé a moverme por el norte.” Descubrir el norte cada vez es una experiencia única. Coger un buen swell y llegar en buena temporada es lujo de pocos. “Fue Giorgio Casalino quien me llevó la primera vez al norte justo en la temporada de Lefts and Rights Across Peru. Encontré olas increíbles con agua azul y me enamoré. Empecé a viajar para esa parte del país con más frecuencia y para ese entonces solo había el albergue y al menos unas 15 puntas surfeando en el agua, que tu ya sabes quiénes son. Ahí me empecé a pegar con esa gente para aprender un poco más.” Tiempo después, el Demonio viaja a Lima para estudiar cocina mientras su madre viaja a los Estados Unidos. Ya en Lima, el surf seguía siendo una de sus más fuertes pasiones y qué mejor escenario para probar su valor que las poderosas olas de la ciudad y del sur. Estudiando y trabajando en un backpackers, donde aprendí el sistema para abrir ‘My Friend’, no había tiempo ni dinero para viajar mucho y es así cómo La Herra se lleva un lugarcito en las memorias del demonio. “Es esa época mi ‘brother’ Pache de Negritos, me llevaba a la Herra. Ahí aprendí a correr olas de más poder, de más masa y muy frías. Me acuerdo que el Doc Garcia y yo éramos los únicos en el agua a pelo. Él lo hacia porque es un surfer bien ‘soul’ y yo lo hacía porque no tenía ni un sol.” Ya con mi carrera y con mi madre de regreso en Huanchaco, decidimos aventurarnos y abrir hace 15 años, el hospedaje y restaurant ‘My Friend’. Aquí es donde empieza un largo camino para Carlos en el surf, en la cocina y la familia. De vuelta en la ciudad, rápidamente ‘My Friend’ se convierte en una de las paradas de rigor para cualquier viajero que pasa por el mítico balneario. Buena comida, buena onda y buenos amigos. Surfing bajo cero Poco tiempo después, Carlos conoce a su esposa y tienen su primer hijo. “Me fui a pasear con ella por todo Perú, como hace cualquier peruano que conoce a su gringa jajajaja. Cuando ella estaba cerca a dar a luz, es cuando decidimos irnos a Europa con su familia.” “Llegue a Europa, un escenario totalmente diferente. Me doy cuenta que lo que ofrece el Perú es una parte de lo que ofrece el mundo. Ahora las temperaturas son bajo cero, corres con guantes y los paisajes son increíbles.” Con el objetivo claro de trabajar en los más prestigiosos restaurantes y aprovechar cada swell que entra, Carlos se instala en Irlanda y empieza su camino hacia el surfing de ola grande y la alta cocina. El terreno de juego es muy diferente. Las crecidas traían olas de no menos de tres metros, se corre con lluvia, viento y hasta granizo y hay reef de piedra en casi todos los spots. Sin duda son condiciones desafiantes para cualquier surfer. ¡Cómo se extraña la casa cuando uno esta lejos…! “Cuando estaba allá en Europa, llegó a mis manos una camiseta de Perú, la cual usé en cada sesión, en cada playa que corrí. Por cada spot nuevo escribía el nombre de la playa en esta camiseta que llevaba siempre debajo del wetsuit.” Los viajeros siguen entrando y saliendo de My Friend mientras continúa la conversación con el Demonio. “!Se quedaron al final! Ya ven, adonde se iban a ir! Mientras Carlos nos cuenta su historia, recuerda su periodo en Europa con mucha nostalgia y añora esas increíbles anécdotas que pasó como un solitario buscador de olas. “Cuando estaba en Escocia, vivía a siete horas de la playa. Primero tomé un tren que me dejó algo cerca, pero nadie me daba razón de las olas. Luego cogí un taxi y vi que empezaron a fluir las ‘pounds’ asi que decidí bajarme. Todo esto sucede en el ‘country side’. Caminando desde la pista hacia la playa, de pronto empieza a llover y el agua caía como si alguien tirara bladazos. Todo ese lindo paisaje de campo con el pasto seco, se transformó en un barro terrible y lodo asqueroso.” “Como si nada, empezó a caer granizo cuando finalmente llegó a la playa y tuve que correr y meterme debajo de la camioneta más alta que estaba estacionada en el point y me encontré con un perro. El dueño me abre la puerta y me invita a subir. Para mi suerte era un Irlandés que había estado en Perú, había corrido Pacasmayo y se había quedado en los Faroles. El me enseño todos los spots de la zona.” La conversación continúa afuera de My Friend, Carlos va a sacar su billetera del Carro y se va por unos minutos. Mientras tanto se acerca Randal. “Chato, tengo las quillas más bravas pa la venta y en cómodas cuotas pa’ ti. Tú ya sabes cómo es”, dice Randal, el dueño del surf shop más inédito de Huanchaco. De vacaciones en indonesia Indonesia es el sueño dorado para cualquier surfer moderno. Sus cálidas aguas y perfectas rompientes son aún historias muy lejanas para el grueso de los surfers. Más lejanas aún eran en esa época. “Siempre fue mi sueño correr indonesia. Desde que vi la ola en revistas, soñaba con correrla. Al fin y al cabo el sueño y la pesadilla se volvieron realidad. Los Wipeouts son la pesadilla allá.” “Uluwatu es la playa a la que más me acomodo. Cuando está grande solo hay puro caballero en el agua, puro ‘soldier’. Todos te animan a mandarte en las bombas. También me fui a correr algunas otras olas que estaban por ahí como Desert Point, Scar Reef y Super Sucks entre otras.” De vuelta a la realidad Todo tiene su final y nada dura para siempre dice Hector Lavoe y así suele ser. Era momento de volver a casa para Carlos, donde swells de 12, 20 y hasta 40 pies azotan las costas de Irlanda. Por motivos de trabajo, el Demon, como lo llaman sus amigos, se muda a Inglaterra. Cuando pensamos en destinos para un surf trip, sin duda inglaterra no figura al top de la lista, pero grata sorpresa se lleva el Demonio en tierras inglesas. “En inglaterra hay olas increíbles. También se corren a temperaturas extremas en invierno, pero cuando saca y saca recontra bien. Corri Newquay y algunas otras más.” Más barato es Marruecos Ya en Europa, uno diría: ¿Por qué no ir para España, Francia o Portugal? pero la logística se complica cuando vives lejos de la ciudad en Inglaterra. Moverse y hospedarse no es tan barato como un fin de semana en Chicama. “Irme a esa parte de Europa siempre me llamó la atención, pero el trámite de la visa era demasiado largo y costoso. Era más barato irme a Marruecos donde no necesitaba visa.” “Cuando llegué sentí que era una de las mejores decisiones de viaje que había tomado. Las olas son como Chicama y Pacasmayo, pero para el otro lado. La comida es simplemente exquisita y las olas de calidad.” “Era increíble, estar sentado en una mesa con musulmanes, católicos, protestantes y ateos, unidos por un plato de comida y buenas olas.” De vuelta a Inglaterra y una buena temporada de trabajo, es momento de regresar al Perú. De vuelta a Huanchaco Ya con My Friend establecido de manera sólida en el mercado y con una gran familia, Demon regresa a Huanchaco para aportar sus conocimientos en el negocio. Su experiencia culinaria en el extranjero es invaluable al igual que su experiencia en las olas grandes. “Cuando yo llegué alla comencé a experimentar nuevos sabores colores y sensaciones que no conocía. Cuando vas a un restaurant gourmet, te hacen lo mismo solo que mueven algunas cosas. Realmente nuestra comida es increíble. Me encanta la comida peruana, mas no puedo decir que es la mejor del mundo.” ¿Qué sigue? En el momento que ya no aspiramos llegar a una meta más alta, es donde empezamos a retroceder. Carlos Sidia Hoyle, el Demonio, lo sabe y es por eso que se prepara para un nuevo reto. “Ahora estoy entrenando con unos amigo para poder correr Pico Alto. Ya he corrido olas de ese calibre en Inglaterra y me gustaría contar con Jarita Gomez para poder disfrutar una sesión alla.” Si te preguntas de dónde sale esta motivación para seguir profundizando en las pasiones, aquí va la respuesta de Carlos. “Nunca hay que dejar de intentar. Cuando te toca y es tu momento, te puede tocar en cualquier sitio o situación, así que es mejor intentar”. Saludos

Compartir en:


Olas Perú

Olas Perú

Somos un medio web que tiene la responsabilidad de mantener informados a nuestros usuarios con lo último del acontecer en el surf a nivel local y nivel internacional. Para ello gestionamos publicaciones interesantes acompañadas de fotos y videos con la intención de informar lo mejor posible y con atractivo visual cada detalle relevante que ocurra en el deporte del surf.


Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter