Una mirada al pasado: Las playas y las tablas en la década del 60

Un recuento a la época prodigiosa del surfing nacional. Nacen grandes leyendas y la industria se abre paso

  • Autor: Olasperu.com / Fotos: 5000 Años Surcando Olas
  • 16/07/2016
  • 173


A principios de los sesenta, el panorama de Lima era muy distinto a lo que es en la actualidad. Todavía no se había construido el circuito de playas Costa Verde, y las olas aún venían a morir en las orillas del Club Waikiki. Para llegar a otras rompientes, los tablistas debían ir remando. Playas como La Pampilla y Redondo exigían que los tablistas emprendieran largas remadas, y el aislamiento de los diversos clubes que iban surgiendo pronto se acabaría.

Rafael Berenguel nos contó que él corría las olas de Agua Dulce y el Regatas. Pero hubo un día, en donde el mar estaba particularmente grande, y Berenguel tomó una ola gigantesca que lo llevó a lo largo de la bahía hasta llegar a los baños de Barranco, donde se estaba empezando a levantar el Club Topanga. Rafael se encontró de pronto con un hospitalario grupo de tablistas que no había conocido antes, y constató que la fiebre de la tabla se estaba adueñando de los bañistas de Lima.

El Club Topanga, sin embargo, venía funcionando desde 1956, y fue creado por los tablistas barranquinos que, al igual que sus hermanos miraflorinos, aprovecharon las instalaciones de los Baños Municipales para guardar sus tablas, crear un espacio común para disfrutar del oleaje y, poco a poco, consolidar lo que se llamaría el Club Topanga. En el año 1961 Rafael Berenguel y Manuel Maldonado se asimilaron al Club Topanga, que por entonces estaba presidido por Alfredo De Paz. Ese mismo año, el Club Topanga se fusionó con el Club Makaha, bajo el nombre de este último, iniciándose la mejor época del Club Makaha. Con el tiempo, los vínculos entre los clubes limeños se estrecharían, y empezaron a surgir los interesantes torneos interclubes, que se disputaban como en familia.

Por aquellos días, empezaba a declinar el imperio de las tablas de madera balsa, que pronto sucumbieron ante la llegada de las primeras tablas de foam poliuretano. La primera tabla de esa espuma llegó a nuestras costas en marzo de 1957 y fue enviada en barco desde Hawái. Se trataba de un regalo para Carlos Rey y Lama, cortesía de sus amigas hawaianas Betty Heldrich, Ethel Kukea y Ann Lamont, pero dicha tabla no fue utilizada sino hasta 1958. La primera marca en llegar masivamente al Perú fue Hobie, que las importaba Alfonso Navarro Denegri. En seguida llegaron las tablas Greg Noll (que patrocinaba a Felipe Pomar), Baysee, Hansen (que se vendían en el supermercado Todos), Micky Dora (modelo Da Cat, aún hay una en Lima), también las Jacobs, Bunger y Surfboards Hawaii. La tienda Deportes Acapulco importaba de Australia las tablas Ron y Keoki. Táter Ledgard traía las Harbour, modelos Cheater y Trestle Special. “Modesto” Vega traía las Penetrator, un modelo de John Peck que el mismo trae por primera vez al Perú durante un campeonato (fue el primer tablista en entubarse contra su lado en Pipeline). Luis Malpartida trajo las tablas Gordon Smith. Lucas Tramontana vendía las tablas Rick y Brewer. Asimismo Alfredo y Carlos Málaga importaban las Surfboards House. En esa época también llegaron otras marcas, hasta que se cancelaron las importaciones cuando empezó el gobierno militar.

Pronto surgirían los primeros shapers nacionales. El primero fue José Orihuela, quien trabajando con su hermano Ricardo, proporcionó a los tablistas peruanos un arsenal de tablas de foam poliuretano revestidas con fibra de vidrio. La calidad y maniobrabilidad de estas tablas permitió que sobre nuestras olas se desarrollaran estilos cada vez más radicales, aunque las dimensiones de las tablas seguían siendo gigantescas. Para que nuestros lectores se den una idea, el Gordo Barreda nos contó que, por lo menos hasta 1967 ellos seguían corriendo con tablas de más de 9 pies de altura.

Después aparecieron las tablas de Richard Malachosky, Nino Cicirello, la Paja Systems de Dante Poggi, Magus de Gustavo Reátegui, las tablas de Wayo Whilar, las Gubbins de los hermanos Tato y Guayo, y las tablas La Villa de Iván Sardá, Carlos Barreda y Fernan Ortiz de Zevallos, que fue el taller de tablas más grande en ese periodo. Todos habían sido iniciados en el arte de fabricar tablas por un célebre californiano que vivía en Hawái llamado Dennis Choate, que se asoció con Aldo Fosca y fabricaron tablas en Lima con la marca Pacific Surfboards en el techo de la casa de Aldo. Ese taller fue la escuela de nuestros primeros shapers.

Compartir en:


Olas Perú

Olas Perú

Somos un medio web que tiene la responsabilidad de mantener informados a nuestros usuarios con lo último del acontecer en el surf a nivel local y nivel internacional. Para ello gestionamos publicaciones interesantes acompañadas de fotos y videos con la intención de informar lo mejor posible y con atractivo visual cada detalle relevante que ocurra en el deporte del surf.


Publicaciones Relacionadas

Clemente, Garrido Lecca y Reyes hacia la final global de longboard en Taiwán

Clemente, Garrido Lecca y Reyes hacia la final global de longboard en Taiwán

21/11/2017

El tridente peruano se embarca hacia un nuevo desafío por el podio en Jinzun Harbor. Las series ya están definidas y todo empieza este 22 de noviembre

Filipe Toledo domina rivales y abre la Triple Corona Hawaiana con triunfo en Haleiwa

Filipe Toledo domina rivales y abre la Triple Corona Hawaiana con triunfo en Haleiwa

21/11/2017

El brasilero Filipe Toledo fue el mejor del Hawaiian Pro 2018 ganándoles a Griffin Colapinto, Wiggolly Dantas y Michel Bourez

Resultados finales del Quiksilver Young Guns 2017

Resultados finales del Quiksilver Young Guns 2017

20/11/2017

Este 18 y 19 de noviembre se llevó acabo con gran éxito la 5ta Fecha del Circuito Nacional de Surf de Menores - Quiksilver Young Guns en la Playa Punta Roquitas en el Distrito de Miraflores. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter