Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Mira nuestros videos en YouTube Síguenos en Instagram
Nuestra Historia [ más noticias ]  

Testimonios: Miguel Plaza - "La irrupción de la pita en el surf peruano"

Publicado el: 10/02/2004

Miguel Plaza es uno de los tablistas más destacados en la historia de la tabla hawaiana en el Perú. Junto a Joaquín Miro Quesada y Francisco Aramburu, fue uno de los tres valientes que corrieron por primera vez la descomunal rompiente que ellos mismos bautizaron como Pico Alto. Desde principios de los años sesenta se destacó como uno de los tablistas más valientes y con mejor estilo que jamás haya visto el Perú, y llegó a representar a nuestro país en campeonatos mundiales y en eventos de carácter legendario como el Duke Kahanamoku. Olas Perú lo entrevistó en 1999, y hemos escogido un breve fragmento en el que Miguel nos cuenta con lujo de detalles lo que significó la aparición de la pita para los tablistas peruanos a mediados de los años sesenta.

Miguel, ¿cómo influyó la aparición de la pita como parte del equipo de un tablista, qué cambios trajo consigo, cómo afectó a la forma que ustedes tenían de correr tabla?
La pita sinceramente para nosotros era odiosa, porq ue cuando no había pita, si tú eras capaz y eras un buen corredor, corrías olas solo, porque los que estaban dudando primero ni te estorbaban porque estaban por los costados, estaban de boyas, no se tiraban así no más y era fijo que perdían la tabla, y una perdida de tabla en Pico Alto... ahí entran muy pocos.

¿Y cómo fue la cosa en Punta Rocas?
Empezaron a entrar un poco más, podías ver a quince o veinte personas que se metían por estar ahí, pero cuando no había pita era brutal porque venía una barredora y se los llevaba a todos y al final nos quedábamos corriendo solos, les hablo de cuatro o cinco personas, máximo. Luego de dos horas, los que habían sido expectorados por el mar volvían a entrar, venía otra barredora y se los llevaba a todos.

Entonces quiénes eran los capos de Punta Rocas...
Bueno, dentro del grupo destacaba Felipe Pomar, que a veces era el único que lograba entrar y corría solo, pero entre los que corríamos bien no había problema, porque siempre había olas para todos y no había necesidad de pelear por las olas, simplemente el que estaba mejor posicionado, él era el que tenía derecho a la ola, y en eso nunca hubo problema porque, como repito, no pasábamos de cinco en el agua cuando no había pita...

¿Y cuando apareció la pita?
Hoy en día con la pita, hay veinte en el agua y los veinte están corriendo, haciendo maniobras que no controlan bien y se caen, pero gracias a la pita que está atada a sus tobillos, recuperan la tabla y vuelven a entrar remando. Definitivamente, con la llegada de la pita se perdió el encanto de correr libremente sin tener que luchar por las olas.

¿Y qué efectos causó la aparición de la pita en playas como La Herradura?
Antes de la pita, La Herradura era una maravilla. De repente un día La Herradura se ponía de tres metros compadre y se metían doce personas, pero ocho se iban a las rocas y nos quedábamos cuatro surfeando durante horas, serie tras serie, unas sesiones inolvidables...

¿Y las famosas cuevas?
Eran terribles, a mí se me metió una tabla en las cuevas y la perdí para siempre, cuando la saqué parecía que la había agarrado un monstruo y se la había comido, sólo quedaba el alma y un poco de foam.

Entonces correr sin pita era como un sistema de selección natural, los que merecían las olas eran los que las corrían...
Así es, y la pita rompió todo eso. Y en Hawai era igual, pues tampoco había pita, de modo que cuando venía una ola sólo quedaban dos opciones, o la hacías bien, o no la hacías y perdías tu tabla, así de simple. Y eso generaba una fuerte sensación de respeto, pues si tú la hacías todos respetaban tu ola, pero si entrabas y a la primera tenías un wipe out, ya nadie te dejaba olas que correr, porque sabían que te era fijo que te ibas a caer, entonces los buenos se tiraban y se corrían tu ola para que al menos no se pierda. Pero con la pita, el surf cambió radicalmente, porque a partir de su aparición se perdió el respeto que se le tenía al que venía bien en una buena ola, y apareció esa odiosa lacra de gente que se tira en tu ola desde cualquier lado, y eso ocurrió no sólo en Hawai o en Perú, se perdió el respeto en todos sitios.

Pero con la pita los tablistas empezaron a arriesgarse más y a ejecutar maniobras...
Es cierto, pero la mayoría de las veces eran tipos que no sabían lo que hacían y casi siempre se caían. Y eso es lo paradójico de la pita, porque por un lado rompió el límite de respeto que separaba a los buenos tablistas de los que no lo eran tanto, pero ayudó significativamente a la evolución del deporte. Lo que sí puedo asegurar es que actualmente hay mucha gente que entra con pita a Punta Rocas, pero ya me gustaría ver cuántos se atreven ahora a entrar sin pita, como lo hacíamos nosotros.

¿Y en Cabo Blanco?
Lo mismo, incluso dentro de la elite de Cabo Blanco, de los que corren esa ola siempre, les aseguro que si ninguna tuviera pita, por lo menos el ochenta por ciento no entra, no mete un dedo al agua, porque la pita te da la seguridad de tener siempre cerca a tu tabla, a tu instrumento de flotación siempre a tu lado, pero perder la pita en cualquiera de las playas que hemos mencionado y tratar de salir sin pita siempre suponía una elevada dosis de peligro.

Entonces la pita fue algo bueno y malo a la vez...
Claro, fue bueno porque permitió que muchas personas se metieran al agua con confianza, pero fue malo porque dio nacimiento a toda la tribu de lanzas, perros y boyas flotantes que son obstáculos vivientes para los que saben correr bien las olas. Entiendo que para las generaciones actuales la pita haya sido una bendición, pero para mi generación la pita solo llegó para arruinarnos la fiesta.

¿Consideras probable que el arte de surcar olas se haya iniciado en el Perú con los caballitos de totora?
Los huacos encontrados en Chancay hablan por sí solos. En nuestro país se corría olas mucho antes de que el archipiélago de Hawai fuera habitado por el hombre, y muchos tablistas peruanos todavía no son conscientes de lo que eso significa. Ser un peruano de la costa y correr olas es algo tan natural como bañar un lenguado con jugo de limón para preparar un buen cebiche.

 

Cámaras en vivo / Reporte del Mar
Punta Rocas | San Bartolo | Señoritas

 

  Índice

Últimas Noticias
Entrevistas
Artículos
Industria
Nuestra Historia
Tabla de Mareas
Reporte del Mar
  Multimedia

Galería de Fotos
Videos
Juegos
Wallpapers
  Ranking

Ranking Nacional
ALAS
ASP
  Calendarios

Campeonato Nacional
ALAS Tour
ASP Men WCT
ASP Men QS
ASP Big Wave
ASP Junior
ASP Longboard
ASP Specialty
ASP Women WCT
ASP Women QS
ASP Women Junior
ASP Women Longboard
  Directorio

Directorio de Playas
Directorio de Tiendas
Directorio de Shapers
Directorio de Hoteles
Directorio de Restaurantes
Destacados
Links

 

© 2002-2015 | desarrollado por media improvement