Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Mira nuestros videos en YouTube Síguenos en Instagram
Artículos  

Bitácora – Felipe Pomar: "Reflexiones de un Viejo Tablista"
10/noviembre/2009 - Autor: Felipe Pomar / Fotos: Per & Kojek Surf Photography

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

Reconocido universalmente como el Primer Campeón Mundial de Surf de la historia, el peruano Felipe Pomar nos cuenta en este artículo las épicas sesiones que tuvo este año en Ulu Watu y T-Land, relata con lujo de detalle las situaciones de extremo peligro que vivió, recuerda con cariño a su amigo Joaquín ‘Shigi’ Miro Quesada y extiende una generosa invitación para correr la ola perfecta de T-Land, entre muchas cosas más.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

FELIPE POMAR – REFLEXIONES DE UN VIEJO TABLISTA

Parece mentira cómo vuela el tiempo. Parece ayer cuando con Joaquín Miro Quesada (‘Shigi’) y Pancho Wiese, manejábamos a Kon Tiki a correr las Olas Grandes. ¡Solos! Nunca encontrábamos gente en el agua.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

Luego vino el descubrimiento de Punta Rocas y el Mundial de 1965.

Durante los años 60 corrimos solos tantos días en La Pampilla, La Isla, Peñascal.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

Descubrimos Cerro Azul.

A mí me gustaban las derechas. ‘Shigi’ prefería las izquierdas. Recuerdo un día en Cerro Azul, éramos los únicos en el agua y ambos nos lanzábamos en la misma ola. Estando solos nos atropellamos, y acabamos los dos nadando hacia la playa. Esto ocurrió repetidas veces. Ambos queríamos todas las olas.

Yo tuve buena fortuna y salí Campeón Mundial de Tabla.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

‘Shigi’ tuvo mala suerte y murió corriendo olas en Pipeline, en el North Shore de Hawaii.

‘Shigi’ murió en su ley.

Yo todavía vivo en la mía.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

Dos apasionados tablistas.

Dos vidas que comenzaron iguales y siguieron caminos distintos.

Luego viví casi 40 años en el North Shore. Cada invierno traía mil aventuras. Al principio, entre 1963 y 65, corríamos solos. Mis amigos me buscaban y decían: “Sunset está perfecto, no hay nadie en el agua, me tienes que acompañar.”

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

Luego vinieron los campeonatos, la televisión y la gente.

Buscando aventuras y olas nuevas viajamos a Indonesia.

Originalmente corrimos Ulu Watu sin gente en el agua.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

Cuando comenzó a venir la gente nos apartamos de Bali viajando a G-Land, en Java.

En una ocasión viajaba con un gran amigo de Brasil cuyo apodo es ‘Tarzán’. Recuerdo que en esa ocasión llamé a mi mamá y le dije:

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

-Mami, me voy a una selva en Indonesia a correr olas. Es un lugar distante, donde viviremos entre los árboles y rodeados por fieras salvajes.

-Ten mucho cuidado hijito -me dijo ella-, ¿con quien viajas?

- Con Tarzán-, le dije. Hubo silencio en la línea… y al final sin saber a qué atenerse me dijo:

-Qué bien, hijito.

Despues de G-Land comenzamos a viajar en barco, siempre buscando las mejores olas, sin gente en el agua.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

En uno de esos viajes agarramos Desert Point grande, solos.

Qué maravilla de ola. Fue la única vez en mi vida que hubiese dado cualquier cosa por tener casco y rodilleras. Olas perfectas, rápidas, huecas, reventando sobre 3 pies de agua.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en T-Land - Foto de Per

En esa ocasión éramos 4 tablistas en el barco. Uno se accidentó y a otro casi se lo lleva la corriente. El viaje fue inmejorable.

Hace aproximadamente 20 años escuché de una isla lejana con una ola perfecta.

Perfecta en todo tamaño y en todas las mareas, con viento de playa durante todo el dia.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

Alquilamos un barco y salimos en busca de esa lejana isla.

Una vez allí confirmé que era una ola excepcional. Pero era izquierda. Yo en esa época no corría para la izquierda. Decidí buscar una derecha igualita. Sin encontrarla me encontré regresando a esta isla año tras año.

Después de 5 años decidí alquilar un terreno para construir algo y estar más cómodo.

Al día siguiente de firmar los papeles un amigo se me acercó y me invitó a ir en su barco a correr una derecha cercana.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

Llegando a la derecha, una vez en el agua, quedé asombrado con las cualidades de esa ola. La ola me permitía correr adentro del tubo en la mayoría de mis olas.

Había encontrado mi lugar ideal. Tenía no solo una magnífica izquierda, sino además una maravillosa derecha.

Desde ese entonces hemos encontrado varias olas más. Derechas e izquierdas.

Con mi socio Diego Arrarte de Uruguay hemos construido allí un pequeñísimo hotel para surfers llamado Malole.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

Teniendo olas perfectas, poca gente, y las comodidades de Malole (comida sana, barco, etc.), hace muchos años que viajo a mi hotelito sin detenerme en Bali.

Este año, camino a Indonesia, me encuentro en una situación nueva...

A los 65 años de edad, con más de 50 años corriendo olas, he tenido algunos accidentes.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

Uno en particular ocurrido en Waimea ha resultado en dos operaciones al hombro derecho. Después de la última operación mi doctor, que es tablista y un buen amigo, me informó que la capsula de mi hombro (la que ayuda a mantener al hombro en su sitio) había desaparecido. “Por lo tanto Felipe, me dijo, tengo que insistir en que corras olas de más de 2 metros. Si fueras otra persona (con ese hombro) te insistiría en que no corras ninguna ola de más de un metro, pero conociéndote…”

Esta receta para una persona que siempre ha preferido olas grandes es problemática.

Con este problema en mente, llegué a Bali, adonde mi amigo Jack Attias me había convencido para lo visite por unos días.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

Después de recoger mis tablas nos dirigimos a Ulu Watu. Encontré Ulu’s muy cambiado y me sorprendió ver que muchos Balineses se dedicaban a tomar fotos que luego vendían a los tablistas.

Habiendo nunca tenido buenas fotos en Ulu’s, decidí correrme unas olitas para ver qué salía.

Al ingresar por la cueva vinieron muchos lindos recuerdos de días pasados y, después de correr, al salir del agua, varios Balineses me llamaban diciendo “good photos, good photos”.

Después de ver las fotos decidí quedarme unos días más y correr un ‘swell’ grande que llegaba en cuestión de días.

El día del ‘swell’ llegué a Ulu’s para encontrar el mar más grande que recuerdo haber visto en persona.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

En el pico reventaban olas del tamaño de Sunset Beach y sólo había 3 personas cerca del pico. Eso no era lo que el doctor me había recomendado. Además, había olas grandes, largas… y nadie en el agua.

“Qué difícil situación”, pensé. “¿Cuánta gente quisiera tener mi problema? ¿Qué hacer? Me meto antes que llegue la gente.”

Al caminar por los Warons rumbo al mar, toda la gente volteaba a mirarme, seguramente pensando: “¿Qué hace ese señor mayor con esa tabla gigante metiéndose al mar?”

Entrando al mar, después de luchar con varias espumas y la corriente, me acerqué al pico donde había 2 tablistas franceses.

A los pocos minutos, uno agarró una gran ola y el otro se retiró hacia el hombro de la ola.

Solo en el ‘line up’ pensé: “Ojalá no se me rompa la pita pues no estoy seguro cómo regresar a playa habiendo nunca corrido Ulu Watu de este tamaño.”

El francés que agarró la ola nunca volvió, su amigo desapareció, y yo quedé solo en el pico.

Al poco tiempo vino una serie más grande que me cayó encima y me revolcó fuerte. Felizmente mi pita aguantó bien.

Durante las siguientes dos horas corrí solo, y al final de una buena ola dije: “¡Basta!

He tenido un buen día. Estoy corriendo solo. Mejor no abusar de la suerte… ¡Basta!”

Sabiendo que la entrada a la cueva en días grandes es brava, apunté hacia el lado derecho de la cueva para compensar por la corriente. Echado en la espuma aferrado a la tabla me di cuenta de que había calculado mal y que me pasaba de la entrada a la cueva. Con gran esfuerzo me detuve antes de estrellarme contra la pared de roca y después de una gran batalla con la corriente me encontré entrando a la cueva adonde olas rebotaban por todos lados y amenazaban con partirme en pedazos contra dos rocas que sobresalían del agua en el medio de la cueva.

Después de varios momentos de ansiedad llegué al fondo de la cueva y subí por las escaleras. Al llegar arriba, me sorprendió recibir aplausos de los Balineses que habían estado mirando la faena.

Después de mirar las fotos tomadas por los Balineses, me enteré que venía otro ‘swell’ aún más grande en tres días, y decidí extender mi visita en Bali.

El día después de el día grande descansé, y el día anterior al nuevo ‘swell’ decidí correr Ulu’s nuevamente.

Mi amigo Jack me preguntó si yo corría Ulu’s en marea baja. Sin pensarlo mucho le respondí que sí.

Una vez en el agua agarré una linda ola que, después de un largo recorrido, se me iba a cerrar. Saqué la tabla y sentí que la ola me lanzaba hacia adelante. Con gran sorpresa aterricé con fuerza, sentado sobre el coral. Instintivamente puse la mano, que también recibió un fuerte golpe. Luego la ola me jaloneó en el fondo, raspándome la espalda.

Después de pasar unas espumas, estando ya fuera de la reventazón, me inspeccione el cuerpo para ver los daños.

Tenía cortes superficiales en la palma de la mano y el wet suit me había protegido bastante bien. Tenía la nalga y la espalda un poco adoloridas, pero en general estaba bien.

Me acordé de la pregunta de Jack referente a si yo corría Ulu’s en marea baja. Hacía tantos años que no corría allí que me había olvidado cómo era la cosa.

Decidí guardarme para el día siguiente, que sería el día grande con la llegada del nuevo ‘swell’.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

En eso apareció una serie y vi una linda ola. “En ésta me voy”, pensé.

Remé fuerte, llegué al sitio, di vuelta, una remada y estoy en un lindo pico con larga pared. Me la corro hasta estar frente a la cueva y enderezo hacia la playa. La ola se cierra y como la marea está baja pateó la tabla hacia adelante y me caigo hacia atrás. Después del revolcón, saqué la cabeza y vi mi tabla en el aire, a 4 metros de distancia, volando como una flecha hacia mi cara.

Felizmente tuve tiempo de levantar el brazo derecho y desviar la tabla hacia un lado.

Sentí un golpe en el brazo al desviar la tabla y luego me cayeron dos olas encima.

Pasadas las olas, me pareció ver el agua un color más oscuro. Inmediatamente pensé: “Ojala eso no sea sangre.”

Como en ese momento no venía ninguna ola, pude levantar la manga y confirmar que tenía un corte que sangraba copiosamente en el antebrazo. Era difícil, estando en el agua, determinar la cantidad de sangre que salía del corte. Lo seguro era que el corte fuera profundo, sangraba bastante y no iba a poder correr en el ‘swell’ grande que llegaba al día siguiente.

También era posible que no pudiera llegar al hospital que quedaba a por lo menos a 45 minutos de distancia, sin contra que antes tenía que llegar a playa, pasar la cueva, subir el cerro, buscar un taxi, etc.

Una vez arriba del cerro de Ulu Watu, el salvavidas me puso una venda y me recomendó que fuera al hospital.

Un el hospital, un doctor me limpió la herida, me puso 18 puntos y me insistió en no entrar al agua por un mínimo de 12 días, hasta que me sacaran los puntos.

Con la certidumbre de no poder entrar al agua, hice mis reservaciones para viajar a Rote.

En el avión, camino a Kupang, recordé todas las razones por las cuales mi ola favorita es T-Land.

La ola de T-Land es larga, rápida, limpia, con varias secciones y no hay ninguna preocupación con el ‘reef’. La ola es una ola franca, noble, rápida pero pasable. En realidad no es la ola ideal para tablistas jóvenes o profesionales. Ellos prefieren olas más huecas y más rápidas. Su equipo y su habilidad les permiten correr olas que tablistas mayores encontrarían imposibles.

En realidad, T-Land es una ola ideal para tablistas de 35 años para arriba.

Ofrece la belleza de la ola Indonesa sin los peligros encontrados en lugares donde la ola revienta con poca agua sobre el ‘reef’. Ofrece la emoción de la ola perfecta Indonesa sin tener que pagar el precio con carne propia.

Llegando a Malole me encontré con 5 señoritas, todas tablistas, sanas y deportistas, provenientes de muchas partes del mundo. Una argentina, una Uruguaya, una Finladesa, y dos Americanas. Se está corriendo la voz de que existe una ola perfecta en Indonesia, adonde no existe el problema con el ‘reef’. Esto atrae a las señoritas que son tan aficionadas como los hombres y prefieren no estar llenas de cortes y cicatrices.

Al día siguiente de mi llegada subió el mar, pero decidí seguir las instrucciones del doctor. y esperar el tiempo indicado.

Alos pocos días me sacaron los puntos y comencé a correr mi ola favorita.

Durante el mes siguiente corrimos muchísimas olas en varias playas, viajando en varias ocasiones a islas cercanas adonde corrimos solos. Para mí, mi ola favorita es la izquierda que revienta frente a nuestro hotelito.

Aproximadamente a mediados de Septiembre, por Internet se anunció que en 6 días llegaría un ‘swell’ de 4.5 metros a 18 segundos.

Mi socio Diego Arrarte me informó que ese sería el ‘swel’ más grande de la temporada y uno de los más grandes en la historia.

Todos los tablistas de la zona conversaban con gran entusiasmo del ‘swell’ que llegaría el sábado y domingo entrante.

Ese día, al levantarme después de estar un largo rato en Internet, me jalé un músculo en la espalda. Me era difícil caminar y dificilísimo levantarme. Caminaba como un anciano y el dolor cada vez que me movía era horrible.

Decidí hacer todo lo posible para mejorar a tiempo.

Decidí organizar un masaje y, de noche, programar mi mente de manera subconsciente. Consideré rezar pero decidí que Dios tendría otras cosas que lo ocupaban y no lo quise molestar.

El día después del masaje estaba peor. Ya era prácticamente imposible movilizarme.

Olas Perú - www.olasperu.com
Felipe Pomar en Ulu Watu, Junio 2009 - Kojek Surf Photography

Dos días antes del ‘swell’ comencé a mejorar, y el día anterior ya estaba bastante mejor.

El sábado me levanté a las 4:30 AM, hice mis estiramientos y con mi amigo Tim Sherer de ‘Goofy Foot Surf School’ en Maui, entramos al mar a las 6:00 AM.

El mar estaba ‘glass’ y al acercarnos al ‘reef’ vimos un ‘set’ que era la perfección.

Corrimos practicamente solos durante 2 horas.Luego entró mi socio Diego Arrarte y algunos amigos. La mayoría de ellos se quedaban en la última sección cerca del canal.

Tim, Diego y yo estábamos al fondo, en el ‘Point’.

Las series grandes tenían olas majestuosas en su tamaño y perfección.

Ese día corrí las mejores izquierdas de mi vida y las corrí mejor de lo que he corrido en toda mi vida (hacia la izquierda).

Quizás eran las olas más perfectas que he visto.

No puedo imaginar nada más perfecto.

De acuerdo a Internet, al día siguiente (domingo) estaría bastante más grande.

Olas Perú - www.olasperu.com
Rote Surf House - Hotel de Felipe Pomar - Foto de Per

En realidad el domingo fue muy parecido en tamaño. En lugar de ‘glass’, el domingo tuvo un viento ‘off shore’ bastante fuerte.

Para mí, el sábado fue un día mágico.

El domingo fue excelente.

T-Land es difícil de fotografiar. Desde el ‘reef’, la ola de adelante tapa una parte de la ola de atrás. Desde un bote, el ángulo no es bueno y la ola parece más corta y más echada de lo que realmente es.

Sin embargo ese día salieron algunas fotos que hacen justicia a la ola de T-Land.

Después de ese ‘swell’ tuvimos varios más, y a fines de Septiembre regresé a Kauai, adonde ya comenzaba la temporada de olas.

Quisiera extender una invitación a los tablistas que lean estas líneas. Yo normalmente estoy en Malole los meses de Julio, Agosto y Septiembre. Sería agradable recibir gente del Perú y otros países latinos en Malole.

Recuerden que la ola es inmejorable para tablistas mayores y para señoritas.

Para profesionales, G-land y Desert Point son olas mas apropiadas.

Para más información sobre Malole ver www.rotesurfhouse.com

Aloha,

Felipe Pomar

 

Cámaras en vivo / Reporte del Mar
Señoritas | San Bartolo | Punta Rocas

 

  Índice

Últimas Noticias
Entrevistas
Artículos
Industria
Nuestra Historia
Tabla de Mareas
Reporte del Mar
  Multimedia

Galería de Fotos
Videos
Juegos
Wallpapers
  Ranking

Ranking Nacional
ALAS
ASP
  Calendarios

Campeonato Nacional
ALAS Tour
ASP Men WCT
ASP Men QS
ASP Big Wave
ASP Junior
ASP Longboard
ASP Specialty
ASP Women WCT
ASP Women QS
ASP Women Junior
ASP Women Longboard
  Directorio

Directorio de Playas
Directorio de Tiendas
Directorio de Shapers
Directorio de Hoteles
Directorio de Restaurantes
Destacados
Links

 

© 2002-2015 | desarrollado por media improvement