Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Mira nuestros videos en YouTube Síguenos en Instagram
Artículos  

Olas de Otoño en el Perú
Autor: El Alumno Nº 37

Empezó la Temporada de Otoño para la Escuela de Tabla Olas Perú

No era un día cualquiera para la Escuela de Tabla Olas Perú, el sol brillaba en lo alto del cielo a la 1 de la tarde de ese miércoles 24 de marzo y los 6 profesores empezaban a bajar las tablas de la Van para ordenarlas sobre la arena de Barranquito en espera del bus amarillo repleto de alumnos. “Estos son los más voluntariosos, los más guerreros: para ellos nunca acaba el verano pues saben que con un wetsuit pueden estar en el agua durante horas. Y como después del verano hay más olas y menos gente en las playas, no les cuesta mucho trabajo pararse al toque y empezar a progresar”.

A un par de kilómetros, en la pequeña explanada de La Pampilla, Christian y yo observamos olas reventando ordenadamente mientras un ligero viento offshore despeina sus crestas haciéndolas despedir una estela de gotas de agua. “Excelentes condiciones”, dijo alguien mientras mirábamos cómo el mar empezaba a crecer esa misma tarde. En ese momento llega a La Pampilla una chica alta, delgada y rubia con su funboard blanco con rosa. “Cada vez son más las chicas que corren, en los ochenta y noventa eran poquísimas y ahora con el triunfo de Sofía se han dado cuenta de que ellas también pueden hacerlo. Y lo mejor de todo es que los hombres siempre respetamos sus olas. Es hermoso verlas correr.”

La esperada crecida anunciada por nuestro Reporte del Mar ha llegado a la hora exacta, y las ondas azules se dibujaban a lo ancho del mar en toda la Costa Verde, mientras siguen llegando más y más tablistas a La Pampilla. Algunos incluso llegan en terno y salen de sus autos desanudándose las corbatas. “Son los que aprovechaban la hora del almuerzo para salir un rato de la oficina y agarrarse aunque sea un olita que les permita regresar al trabajo con el espíritu renovado.” Una vez más, los que trabajamos en la página web nos reuniremos con los profesores y alumnos de la Escuela, en esta ocasión para hacer un reportaje a un grupo de alumnos del Roosevelt. Según nuestros cálculos, serían como 16 chibolos, entre niños y niñas. “Mira, en esa ola va un chibolo de 12 años que la rompe, pero allá al fondo hay un tío de 65 años que se las agarra todas con su longboard. Más de 50 años de edad los separan, pero allá adentro, mientras esperan las buenas olas flotando en el mar, los dos son como un par de niños jugando”.

De pronto suena el teléfono y una voz nos dice que la cita es en Barranquito, así que alistamos la grabadora y la cámara de fotos y salimos en busca de los profesores, mientras vemos las olas reventando en La Pampilla, Makaha, Reventazón y Redondo. Una vez estacionados en Barranquito, podemos saludar a los 6 profesores, todos ellos son campeones en sus respectivas categorías y han sido entrenados personalmente por Roberto Meza en las técnicas de aprendizaje para el arte de correr olas. “Cuando los ves corriendo en las playas del sur, te das cuenta de que son los mejores tablistas del medio, pero pocos saben que reciben entrenamiento constante como salvavidas y especialistas en primeros auxilios por parte de la Guardia Civil y la Cruz Roja Internacional.”

El colorado Miguel Vegas van Oordt ha corrido en la mañana olas de 2 metros en Punta Rocas y todavía le dura la sonrisa en el rostro mientras revisa la libreta de asistencia y nos confirma que esperan a 24 alumnos, 8 más de los que esperábamos. “Cada vez son más, el Perú tiene 3000 kilómetros de costa y es el único país en el mundo donde revientan olas todo el año. Tenemos playas famosas como Chicama, que posee la ola más larga del mundo, y sólo en Lima hay más de 70 rompientes donde correr. En los años ochenta, eran 10.000 los tablistas peruanos, ahora son 30.000. Después del fútbol, es el segundo deporte más practicado en el país.”

Gonzalo “Chendo” Velasco tiene 18 años y ha sido campeón del Billabong Series del 2001 en la categoría Sub 16, ha corrido en Australia e Indonesia y esta mañana se ha metido como 6 aéreos en Puerto Nuevo. Ahora está ordenando los wetsuits y las pitas nuevas recién llegadas de Australia. “Tenemos tablas para todas las edades y necesidades. La más chica puede ser una tabla de 5 pies de largo para un chibolo de 9 años que ya está empezando a hacer maniobras, pero tenemos tablas de hasta 10 pies para los que recién empiezan y necesitan una tabla estable para pararse. Después van bajando progresivamente hasta las tablas más pequeñas y al final del curso podemos decirle cuál es exactamente la tabla que más les conviene. De aquí saldrán los próximos campeones nacionales.”

Gonzalo Galimberti tiene 26 años es un tablista de ola grande, es uno de los más fieles de La Herradura y a veces se mete a correr solo en Pico Alto olas de 5 metros de altura, esta mañana ha estado en Peñascal corriendo olas de 2.5 metros con sus amigos y con delfines alrededor. Es uno de los tablistas más experimentados del medio y ahora está ordenando las lycras que la marca de bebidas hidratantes Yumax ha confeccionado especialmente para la promoción 2004 de la Escuela de Tabla Olas Perú. “El contacto que uno puede establecer con el mar es indescriptible. La tabla es un deporte muy emocionante por la sensación incomparable de estar surcando una buena ola a toda velocidad, pero uno pude estar horas metidos en el agua y el simple hecho de estar sumergido en ese milagro lleno de vida que llamamos mar, rodeado de aves, peces y con las olas viniendo y viniendo, crea en el ser humano una sana predisposición para disfrutar la vida saludablemente, en armonía perfecta con la naturaleza”.

Rodrigo Zorrilla tiene 19 años y es un verdadero maestro en el surf aéreo acrobático moderno. El año pasado quedó 1º en el Campeonato Nacional de Máncora, y también 2º en el José Duany y en el de Señoritas. Por la mañana estuvo volando en las olas de Explosivos y ahora se prepara mentalmente para una sesión más con sus alumnos. “Nos enfocamos en varios aspectos del aprendizaje, por ejemplo, en la parte técnica, los alumnos tienen sesiones de 15 minutos antes de entrar al agua, y allí aprenden ejercicios para correr olas (calentamiento, estiramientos, abdominales y trotes), movimientos básicos y específicos para el deporte de la tabla hawaiana que son desarrollados actualmente por la Comisión de Deporte en Australia. Esto le permite al alumno desarrollar los músculos involucrados al remar además de requerirse un alto nivel de esfuerzo logrando crear un hábito diario en su conducta de formación corporal”.

Lucho Mori es uno de esos tablistas capaces de viajar hasta el último rincón del país cuando se entera de que alguien ha descubierto una buena rompiente. Ha peinado las playas del norte y del sur y conoce todas las condiciones de oleaje que puedan presentarse. Por la mañana estuvo corriendo olas de 1.5 metros en Cerro Azul y ahora revisa los manuales de aprendizaje acreditados por el Australian Couching Council y la Australian Sport Comission. “En el aspecto técnico, enfocamos nuestras enseñanzas en el desarrollo de los alumnos como tablistas. “Existen varias tipos de maniobras y las más resaltantes son la quebrada, el roller, los cortes laterales, sesgar sobre la ola y el tubo. Aprender los trucos para dominar estas maniobras le permite al alumno mejorar su estilo y obtener la técnica adecuada para que su aprendizaje sea más divertido.”

Carlos Málaga es un clásico soul surfer de aquellos que se levantan a las 5 am para entrar al mar cuando amanece. Puede distinguir las condiciones del oleaje solo con detectar la dirección del viento, y algunos dicen que incluso es capaz de olfatear la llegada de las crecidas. Fiel visitante de las playas del Norte Chico, ha estado esta mañana metiéndose tubos en Pasamayo, y ahora está encerando las tablas para que cuando el bus amarillo llegue con los 24 alumnos esperados todo esté listo para empezar la clase de hoy. “El enfoque táctico de nuestros cursos consiste en hacer que los alumnos observen el oleaje por 10 minutos, lo cual es muy importante porque el oleaje y las corrientes presentan mucha variación. Al mismo tiempo le enseñamos a cada alumno por dónde entrar y salir del mar, debido a que las playas de Lima presentan distintas rompientes (lugares donde revientan olas), para que el alumno tenga una buena ubicación y visión de las olas. Al final del curso cada alumno es un experto capaz de reconocer las condiciones del mar, la dirección y fuerza del viento, el efecto de las mareas sobre las olas, y son capaces de predecir las crecidas calculando el tamaño de las olas y su dirección”.

Concentrado en otra playa de Lima se halla el segundo grupo de profesores compuesto por los excepcionales tablistas José “Jara” Gómez (campeón del Billabong Energizer de Ola Grande en Pico Alto, 2003), los hermanos Jerónimo y Joaquín Castagnetto, Miguel Vegas, César Siles y Manuel Mendoza. “En el aspecto psicológico, los alumnos llegan a comprender que el ejercicio a desarrollar es mucho más exitoso cuando se trabaja en grupo y no individualmente, sobre todo en la etapa de aprendizaje.  El trabajo consiste en motivar a los alumnos cada vez que se agarran una ola con palabras de incentivo al término de cada corrida. No todos tienen la mismas habilidades que otros, pero nosotros buscamos que los alumnos compartan y se diviertan corriendo olas de la manera más segura y sana. Posteriormente nos concentramos en evaluar sus virtudes y defectos para corregirlos posteriormente, haciendo críticas constructivas en grupo para la mejora continua a través de tareas como ejercicios para su casa, todo en busca de que cada día sean mejores en este maravilloso deporte.”

Finalmente, a las 2 en punto de la tarde, llega el bus amarillo del Roosevelt acompañado por Roberto Meza, el director y fundador de la Escuela de Tabla Olas Perú. Por las ventanillas podemos adivinar la emoción de tos niños y niñas que están a punto de iniciar su ciclo de otoño. Se trata de la décimo segunda promoción de Roberto, quien inició la Escuela en enero de 1992 por iniciativa de los padres de familia del balneario de Punta Hermosa. Para ese entonces, Roberto Meza había logrado ser campeón nacional en 1991 y campeón de la Copa Pacífico Sur del mismo año en Chile, donde participaron Chile, Ecuador y Perú. Por tal motivo los padres vieron en él la oportunidad que tenía como campeón para poder enseñar a sus hijos. 

Posteriormente, Roberto Meza se inició con 5 alumnos del balneario de Punta Hermosa, entre los cuales se encontraba la actual Campeona Mundial Sofía Mulanovich. Durante esos meses de verano, Roberto organizó y dirigió eventos con el propósito de difundir su escuela y motivar la participación de nuevos valores, otorgando buenos premios y creando un ambiento positivo para los tablistas. Desde entonces, han pasado 12 años y cientos de tablistas han aprendido a correr olas gracias a las enseñanzas de la Escuela de Tabla Olas Perú. Y eso lo saben perfectamente los chibolos que ahora bajan del gran bus amarillo con sus inquietas miradas y sus ganas enormes de aprender.

El colorado Miguel Vegas Van Oordt revisa la libreta de asistencia y constata que en vez de 24 ahora son 36 los alumnos que se han presentado en el primer día de clases. “Menos mal que tenemos tablas y wetsuits para todos. Hay algo muy magnético en este deporte. Los chicos se enteran de que sus amigos van a iniciar clases y se animan a último minuto. Lo bueno es que sus padres siempre los apoyan, en parte porque muchos de ellos también han sido tablistas y porque todos saben que la tabla nos dio un Campeón Mundial en 1965, el gran Felipe Pomar, y que ahora tenemos a Sofía Mulanovich, la Campeona Mundial del 2004.”

Finalmente, el primero en salir del gran bus amarillo es Roberto Meza, que acaba de regresar del Campeonato Mundial ISA de Ecuador donde como entrenador de nuestra selección logró que nuestro país quedara como la 4ta. Potencia más grande del mundo, y en su mirada puede adivinarse la satisfacción que siente al constatar que su primera alumna, Sofía Mulanovich, es ahora la Campeona Mundial. Como si se tratara de la sesión de entrenamiento más importante de su vida, porque todas lo son para él, Roberto divide a los 36 alumnos en seis grupos, y de pronto la playa se llena de actividad.

Primero observan el mar durante 10 minutos, aprenden a distinguir la dirección del viento y el oleaje, observan la marea y los puntos de acceso y salida del agua, y luego siguen las instrucciones de los profesores para hacer ejercicios de calentamiento durante otros 15 minutos. Las ganas de estar ya en el agua son incontenibles, y los alumnos desfilan frente a la Van mientras les dan su lycra oficial Yumax de la Escuela, reciben las tablas que les han asignado para ese día y ordenadamente van ingresando al mar.

Con la grabadora en la mano ya no puedo hacer demasiado, así que decido ponerme la ropa de baño y tomar una de las tablas de la Escuela para convertirme en el alumno número 37. Mi objetivo es observar de cerca la interrelación de los alumnos con sus profesores para escribir este artículo, y cuando estoy en el agua con todos ellos lo que ven mis ojos es una sesión perfecta de surf. Los alumnos principiantes cogen las olas más cercanas a la orilla y todos logran pararse en el primer intento, mientras los alumnos intermedios reman hacia el fondo en busca de mayores emociones siguiendo a sus profesores y los alumnos avanzados se internan lejos de la orilla junto a sus respectivos instructores para agarrar las olas más grandes del día, practicar sus rollers y meterse tubos antes de llegar a la campana. Roberto Meza va remando de grupo en grupo y lo supervisa todo, le ayuda a parase al más pequeño de los alumnos, pero también está al fondo cuando la chica más talentosa del grupo logra agarrar la mejor ola del día.

El sol ha declinado imperceptiblemente y noto que hemos pasado cerca de dos horas en el agua. Ahora todos salen del mar con una sonrisa en el rostro, y mientras me seco y me cambio de ropa alcanzo a distinguir esta escena: uno de los profesores se acerca al más pequeño de los alumnos, le pone la mano en el hombro y le dice: “Muy bien brother, para ser tu primer día has estado excelente”. Y de regreso a casa pienso en lo que esas palabras de apoyo significarán para ese niño. Lo puedo ver llegando a su casa y contándole su aventura a sus padres y hermanos, y también lo puedo ver tratando de explicarle a sus amigos lo que ha significado para él haber estado corriendo olas con el entrenador de la selección peruana y sus expertos profesores. Luego llegará la noche y se dormirá pensando que pasado mañana, a menos de 48 horas de distancia, podrá nuevamente disfrutar la alegría de ser niño con la Escuela de Tabla Olas Perú.





 

 

Cámaras en vivo / Reporte del Mar
Punta Rocas | Señoritas | San Bartolo

 

  Índice

Últimas Noticias
Entrevistas
Artículos
Industria
Nuestra Historia
Tabla de Mareas
Reporte del Mar
  Multimedia

Galería de Fotos
Videos
Juegos
Wallpapers
  Ranking

Ranking Nacional
ALAS
ASP
  Calendarios

Campeonato Nacional
ALAS Tour
ASP Men WCT
ASP Men QS
ASP Big Wave
ASP Junior
ASP Longboard
ASP Specialty
ASP Women WCT
ASP Women QS
ASP Women Junior
ASP Women Longboard
  Directorio

Directorio de Playas
Directorio de Tiendas
Directorio de Shapers
Directorio de Hoteles
Directorio de Restaurantes
Destacados
Links

 

© 2002-2015 | desarrollado por media improvement